Lévi-Strauss, el padre de la antropología moderna

Ahora que hemos empezado adentrarnos en el mundo de la antropología y etnología, es imprescindible hablar de Claude Lévi-Strauss. Considerado una de las piezas claves en el estudio de las ciencias sociales en el siglo XX, el genio francés, aunque de origen belga, nos dejó en 2009, a un mes para cumplir 101 años. Sin embargo, su legado perdura y sus ideas han influido a toda una generación de  antropólogos.

“Odio los viajes y a los exploradores” con esta rotunda afirmación empieza una de sus obras más conocidas, Tristes trópicos, publicada en 1955, donde describe sus conclusiones tras una estancia en Brasil de tres años, entre 1935-1938. Fue allí después de aceptar una oferta para ejercer como profesor en sociología, aunque su verdadera ambición fue perseguir las sociedades originales que aún vivían en el continente americano; las sociedades que no se encuentran contaminadas por el “progreso” occidental. Lévi-Strauss se da cuenta que el hombre occidental ha destruido gran parte de la diversidad social y cultural de América.

Lévi-Strauss estudió a fondo las distintas tribus americanas. Fuente: librosgratis.net

Curiosamente, Lévi-Strauss había estudiado filosofía en Francia, pero pronto vio que la filosofía es una materia demasiado teórica y abstracta pues con ella no puede sumergirse en el estudio del hombre y de las diferentes estructuras sociales. Necesita algo que le permita introducirse en el sentir y en el pensar del individuo: la antropología.

Para Lévi-Strauss, no hay ninguna sociedad superior a otra, todas responden a un mismo patrón y tienen elementos comunes. Así que ninguna está más evolucionada que otra, simplemente son diferentes. El estudio de las sociedades se basa en un primer estudio del individuo y de su psicología. Para ser un buen antropólogo es importante conocer a cada persona y comprender el por qué de sus acciones y de sus creencias.

La comunicación entre los miembros de la sociedad es clave, ya que con la interacción se puede llegar a transmitir la cultura del grupo social. La cultura lo abarca todo y es lo que define las características de cada sociedad. Así pues, todas las culturas son diferentes entre sí, pero no por ello mejor o peor que otras.

Un aspecto importante del pensamiento de Lévi-Strauss es el estructuralismo, aplicado a la antropología. La base del estructuralismo la conforman la sociología de Durkheim y las teorías lingüísticas de Jakobson. Con el estructuralismo, Lévi-Strauss pretende reducir todos los mitos de una misma cultura a su mínima expresión (mitemas) para poder demostrar los paralelismos que se encuentran con otras civilizaciones y culturas. Es decir, Lévi-Strauss intenta encontrar las semejanzas entre culturas, a partir de las enseñanzas religiosas y mitológicas.

En definitiva, Claude Lévi-Strauss revolucionó el mundo de la antropología y etnología de manera significativa. Demostró que ninguna sociedad está por encima de otra, en un mundo donde el desprecio a otras culturas está en el punto del día.

Lévi-Strauss en una fotografía poco antes de su muerte. Fuente: ocw.unican.es

No existe la tolerancia, ni el respeto, lo vemos cada día en la televisión y lo leemos en los diarios. Nos destruimos por cuestiones de creencias o intereses económicos. Sin tener en cuenta que cuando estamos destruyendo una cultura, matamos una parte de nosotros mismos.

Rosa Maria Lachica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s