Pompeya en peligro

Cuando en el año 79 dC el Vesubio arrasó la ciudad de Pompeya, ni el mismísimo Plinio el Viejo, autor de Naturalis Historia (Historia Natural) y que pereció al ir a ver qué pasaba en el volcán, se imaginaba que Pompeya se convertiría en una de las ciudades mejor conservadas de la antigüedad. Un tesoro oculto bajo las cenizas del Vesubio. Tampoco se podía imaginar que siglos después, la ciudad que había sido enterrada por la violencia del Vesubio, sufriría otro tipo de ataque: el humano. Y es que lo que la naturaleza nos ha regalado está siendo destruido por las personas.

Hace apenas un par de días llegaba a mis oídos que la UNESCO estaba considerando retirar a Pompeya de la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad e incluirlo en otra lista no tan prestigiosa, la lista de patrimonio de la humanidad en peligro. El turismo masivo y descontrolado ha provocado que la antigua ciudad romana se esté deteriorando peligrosamente. Hay edificios dañados, mosaicos desfigurados y la basura se acumula en todos los rincones de las ruinas. Sin embargo, no todo es culpa del turismo. Las autoridades italianas no han sabido gestionar el patrimonio. Prácticamente, no se han producido obras de conservación ni de mantenimiento. Tampoco la seguridad es lo suficientemente buena para evitar que los turistas puedan dañar las ruinas. La ciudad está en un estado de abandono preocupante.

Derrumbe de la "Casa de los Gladiadiores" en el año 2010. Fuente: El Confidencial

Derrumbe de la “Casa de los Gladiadiores” en el año 2010. Fuente: El Confidencial

Italia ha tratado a Pompeya como la gallina de los huevos de oro, sin ningún miramiento, como si de un objeto comercial se tratase. Sin tener en cuenta que están destruyendo su propia historia, su cultura, su pasado, presente y futuro. El deber de cada país es cuidar de su patrimonio como un tesoro. Los mosaicos de Pompeya no es el lugar idóneo para que los jóvenes dejen constancia de su amor eterno. Tampoco es un vertedero de basura. Ni una máquina de hacer dinero.

No pretendo culpar solamente a Italia, todos somos responsables de nuestro pasado. Es inevitable que con el paso de los siglos los vestigios que nos dejaron nuestros antepasados se dañen o se deterioren, pero lo que no podemos permitir es que seamos nosotros mismos quienes destruyamos nuestro pasado. No se trata de conservar  o no las ruinas de Pompeya. Se trata de conservar una parte de nosotros mismos. Pompeya somos todos y si acaba siendo destruida, una parte de nosotros también los será.

El turismo empieza a ser un problema en Pompeya. Fuente: Diario de León

El turismo empieza a ser un problema en Pompeya. Fuente: Diario de León

Rosa María Lachica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s